.

.

viernes, 10 de agosto de 2012

EL DESEO SEXUAL EN LAS MUJERES DISMINUYE CON EL TIEMPO

Tu comentario aquí


La disminución del deseo sexual en la pareja es una de las situaciones que generalmente va instalándose en forma silenciosa, discontinua y que se constituye en un problema explícito y hablado, consultado, o pasa a ser aceptado como uno de los precios normales del a convivencia.

Las razones por las cuales el deseo diminuye, o simplemente desaparece, en uno o en ambos integrantes de la pareja puede ser atribuido a múltiples razones.

Y pensemos que esta situación la viven las parejas más allá de la modalidad de convivencia adoptada, de las posibilidades económicas, de la opción sexual, entre otras variantes. Lo cierto es que determinadas pautas heredadas culturalmente, forman parte del "patrimonio invisible" que las dos personas pondrán en juego a partir del comienzo de su vínculo. Mencionamos algunos:

La seducción y el tiempo para compartir forman parte del comienzo de la vida en pareja. Así es que, lo que aparece como fundamental al comienzo de la relación, noviazgo, primeros meses de convivencia va dando lugar paulatinamente a otras situaciones, proyectos y preocupaciones que relegan el cultivo del vínculo íntimo. Ahora estamos casados, ahora y es mío/a. En esta frase resumimos cual es el germen de la autodestrucción del deseo.La cotidianeidad muchas veces erosiona la seducción y el erotismo quien esta a nuestro lado ya no nos erotiza como antes Años después ambos se preguntarán qué fue lo que hicieron mal para no sentirse atraídos uno por el otro.


Los sexólogos canadienses Sarah Murray y Robin Milhausen, ambos de la Universidad de Guelph han detentado lo que muchos ya sabíamos por experiencia: el deseo sexual de la mayoría de las mujeres disminuye conforme avanza una relación, mientras que el de los hombres permanece.

El estudio implicó a 170 mujeres y hombres que se encontraban en relaciones estables que oscilaban entre los 2 y 9 años, y se les preguntó si estaban satisfechos con su vida sexual, a lo que la mayoría de los hombres contestaron afirmativamente, mientras que hubo un elevado porcentaje de mujeres que encontraron precario su nivel de satisfacción sexual.

Según Milhausen, “por cada mes adicional en que las mujeres están en una relación formal su deseo sexual decrece en un 0.02%, en términos del Índice de Función Sexual Femenina”. La investigación arrojó que la evolución del deseo en ambos es desigual y, biológicamente, las hormonas son parte de la problemática hasta el punto en que muchas industrias farmacéuticas siguen investigando el efecto de la testosterona en el deseo de las mujeres.

Sin embargo, también existen factores psicosociales que afectan considerablemente la libido de las mujeres como son el estrés o la no correspondencia con el ideal y la realidad.

El hallazgo permite poner en perspectiva las relaciones de pareja, tomar en cuenta que el amor apasionado deviene en algún momento en amor más mesurado, lo cual no significa que la sexualidad tenga que verse mellada en ese sentido.

0 comentarios:

Este Sitio Utiliza Cookies.Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información Politica De Privacidad.