.

.

sábado, 31 de diciembre de 2011

Feliz 2012 El sentido de las dificultades

Tu comentario aquí

…Siempre que en la vida nos encontramos con dificultades es porque hay algo que hacer. La dificultad es una situación concreta, real, que tiene un sentido, un sentido para nosotros, un significado personal. Y este significado es: que yo he de cambiar algo, o bien en relación con el exterior o en relación con mi interior. O bien yo he de cambiar de ambiente, de circunstancias, he de tomar una decisión o he de cambiar mi modo de ver o de sentir.

La dificultad siempre es un roce, una diferencia entre mi modo de valorar el mundo y el mundo tal y como se me presenta. Es un síntoma positivo de la existencia, un síntoma de que algo ha de ser modificado; o la circunstancia, o yo…

…O bien he " petrificado " la existencia, o bien yo me he petrificado a mí mismo en relación con la existencia…

La vida es una adaptación constante, una creación constante. Por ello, cada vez que yo trato de inmovilizar en mi interior la imagen de las personas o de las circunstancias, me vienen dificultades. Es mi visión de las personas, de las circunstancias, de mí mismo lo que ha de ser transformado, cambiado.

…O bien tengo que " desarrollar mayores capacidades " que hay en mí, o debo rectificar mi perspectiva, mi valoración de las cosas y de mí mismo…

Por ello, el sentido de la vida no consistirá en que yo me ahorre dificultades, o en que elimine adversidades. Consistirá en que yo viva tan intensamente mi actualidad que la adversidad no sea ya adversidad, porque no haya nada que pueda ser adverso a mi modo de sentir y mi modo de hacer. La dificultad no ha de ser dificultad para mí, porque yo he de vivir ensamblado, adaptado a las circunstancias internas y externas. Cuando una exigencia exterior se ofrezca a mí, será una invitación a que yo responda interiormente.

No olvidemos que, ya ahora, vivimos las dificultades exteriores unas veces como negativas y otras como algo positivo. En el primer caso las llamamos adversidades, el sentido duro de la existencia. En el segundo las llamamos, por ejemplo, una aventura. Vemos, también, que la mayor parte de las actividades recreativas de la gente son los deportes. Pues bien, la mayoría de los deportes consisten precisamente en luchas, en desafíos. Todo juego, por definición, es una lucha. En él hay que vencer unas dificultades. Y la gente, cuando se cansa de las dificultades de la vida, busca su recreo precisamente en los espectáculos combativos, en las películas o libros donde haya violencia, donde haya un enigma, algo que superar, o buscan crucigramas, que es otro modo de plantearse artificialmente dificultades. O sea....., que la dificultad sólo es un mal cuando yo la resisto. En cambio, cuando la vivo como un medio de ejercitarme, de desarrollar mis capacidades, es un bien. Es mala cuando la rechazo. Es buena cuando la acepto como un medio de autodesarrollo. Por lo tanto, el mal no está en la dificultad, sino en mi postura personal ante la dificultad.



Del libro Creatividad y plenitud de vida. Antonio Blay.

0 comentarios:

Este Sitio Utiliza Cookies.Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información Politica De Privacidad.