.

.

martes, 1 de noviembre de 2011

Plutón fue degradado por un mundo aún más enano

Tu comentario aquí


Cuando Plutón perdió su categoría como planeta en 2006 se debió en buena parte al descubrimiento en los confines del Sistema Solar de otro mundo, Eris, que parecía tener mayor tamaño. Finalmente se impuso una redefinición del concepto de planeta en la que no cabía ninguno de los dos cuerpos. No daban la talla, así que pasaron a denominarse planetas enanos, una polémica decisión de la Unión Astronómica Internacional que redujo la lista de planetas que giran alrededor del Sol de nueve a ocho miembros.

Sin embargo, un grupo internacional de astrónomos, entre ellos varios españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha seguido el tránsito de Eris por delante de una estrella y ha conseguido medir su tamaño con más precisión que nunca. Resulta que Eris no es tan grande como se creía, sino que tiene un tamaño menor o, como mucho, igual a Plutón. La investigación, que aparece publicada en la revista Nature, da una pequeña ventaja al maltratado y defenestrado Plutón que, al menos, puede vengarse de su verdugo y robarle el título del mayor objeto conocido del Cinturón de Objetos Transneptunianos, una región más allá de Neptuno poblada por cuerpos rocosos y helados.

Los nuevos datos sobre Eris fueron obtenidos cuando el planeta enano pasaba por delante de una estrella, un fenómeno llamado ocultación muy difícil de estudiar en este caso, ya que Eris se halla tres veces más lejos que Plutón, en una región con pocas estrellas. De hecho, los científicos creían que no serían capaces de ver el tránsito desde la Tierra. Pero lo consiguieron ylos resultados «han supuesto una sorpresa», reconoce el investigador José Luiz Ortiz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC). Los nuevos cálculos reducen el radio estimado de Eris a unos 1.163 kilómetros, muy por debajo de los anteriores, que lo situaban entre 1.200 y 1.400 kilómetros.

Con Eris disminuido, Plutón, con un radio de entre 1.150 y 1.200 kilómetros, podría recuperar el puesto como el mayor objeto del Cinturón de Objetos Transneptunianos. «No obstante, esto es difícil de precisar, ya que Plutón tiene una atmósfera que interfiere en las medidas del diámetro. En caso de que Eris tuviera atmósfera, ésta sería miles de veces menos densa que la de Plutón», puntualiza Ortiz.

Brillante y rocoso

Este estudio ha determinado además que el albedo de Eris (la fracción de luz reflejada con respecto a la que incide), es al menos del 90%, lo que lo convierte en uno de los objetos intrínsecamente más brillantes del Sistema Solar. Solo algunas lunas de Saturno reflejan más porcentaje de luz que Eris. Su masa y densidad, mayores que la de Plutón, sugieren que se trata de un cuerpo en su mayoría rocoso y cubierto de una capa de hielos.

De la red de 26 telescopios que apuntó hacia Eris la noche del 6 de noviembre de 2010, solo tres detectaron la ocultación, entre ellos el telescopio de 40 centímetros de San Pedro de Atacama (Chile) perteneciente al instituto andaluz del CSIC y a Astroimagen. «Se trata del objeto más lejano del Sistema Solar estudiado mediante una ocultación, lo que permite determinar su posición con una precisión exquisita», destaca Ortiz.Abc.es

0 comentarios:

Este Sitio Utiliza Cookies.Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información Politica De Privacidad.